Lavado y Secado.

Tal el nombre de esta nueva muestra que se puede visitar en el hall de la cooperativa desde el lunes 23 de mayo.  “Lavado y secado” está respaldada por una instalación muy particular en la vitrina de Las Cuatro Estaciones de CepralArte y se trata del montaje de un Cuarto Oscuro con artículos y muebles propiedad del fotógrafo Guillermo José García del Río, vecino de Jularó.

Entre la espuma, burbujas y giro de las máquinas lavadoras y secadoras, diariamente llegaban a nuestro negocio personas de diferentes lugares, ya que el negocio se encontraba en cercanía de varios Hospitales muy importantes de la Capital Federal de diversas especialidades (El hospital Británico, el de Gastroenterología, el Hospital Moyano y el Borda); también era una zona de hospedajes para estudiantes extranjeros, Clubes de Futbol, Terminales de Colectivos, etc,  y así, nuestro pequeño negocio que databa del año 91, disfrutaba el recibir a quienes al venir,  no solo encontraban un lugar para lavar su ropa, sino también un espacio para la conversación.-

Asi fue que cuando comencé con la fotografía artística me di cuenta que quería fotografiarlos, pero ¿cómo hacerlo? Fue una ardua tarea el acercamiento, generar un espacio de confianza y permiso para ser fotografiados, y hacerlo con una técnica muy particular llevada a cabo con mi querida maquina Rollei y desde ya sin flash.-

Las tomas expuestas, fueron realizadas con película Kodak T MAX 400 sobre expuesta a 800 y un proceso de revelado compensado, técnica que aprendí con Fernando Casanueva profesor del Foto Club Bs As y destacado fotógrafo argentino.

Me llevo más de un año hacer las tomas, revelarlas y copiarlas, ya que cada imagen implicaba todo un trabajo previo con la persona hasta que voluntariamente se disponía a poner su mirada, y su rostro ante mi rollei.  Me emociona recordar lo maravilloso de ese tiempo, en el que los protagonistas de las fotografías, al enterarse de la movida, se acercaban con sus mejores vestimentas, siempre con una sonrisa y bien dispuestos a ser retratados.- era un ir y venir de diferentes personas de distintos lugares, etnias, creencias religiosas, generando un tiempo de charla que fue sanadora para ellos y para mí. Llevó su tiempo y dedicación, pero el resultado y el intercambio de historias de vida ha sido increíble e inolvidable y estoy muy agradecido a todos los que me permitieron realizarla.

Acerca del autor: Guillermo José García del Río

Nací en 1957, hijo de un fotógrafo profesional en los tiempos de la fotografía en blanco & negro, siendo su actividad laboral en casamientos, bautismos  y eventos publicitarios;  fui creciendo rodeado de los aromas y químicos del laboratorio y muchas veces le hacía compañía junto a su inseparable compañera del laboratorio –la radio- Recuerdo tiernamente que para poder observar lo que hacía contaba con un banquito y así ver ese instante mágico cuando aparece la imagen…

Cómo todo joven adolecente no le presté mucha atención, abocado más al estudio y trabajo.  Fue recién en 1995 cuando al ganarme una media beca en el Foto Club Buenos Aires se despertó en mí de manera consciente,  el interés por la fotografía artística, realizando varios cursos en esa reconocida Institución aprendiendo diversas técnicas,  con destacados fotógrafos de la época, participando de concursos y salidas, sintiendo más acercamiento al trabajo que se realiza en el cuarto oscuro, pasándome horas en él.

Mi padre al enterarse de mi nueva pasión me regalo su máquina fotográfica Rollei y su laboratorio que conservo y lo expongo en esta muestra; espero la disfruten.